Magnífica y exquisita: Daniela Aránguiz y el gran talento que enloquece a sus seguidores

Esta habilidad es digna de aplausos.
miércoles, 23 de junio de 2021 · 12:58

Daniela Aránguiz sabe perfectamente cómo deslumbrar a sus seguidores. Pero esto no solo se debe a su gran belleza y encanto, sino también a un gran talento que posee.

Y es que la llegada de la pandemia y por ende el confinamiento, puso en jaque muchas cuestiones referidas a la vida cotidiana de millones de personas alrededor del mundo, algo por lo que la esposa de Jorge Valdivia no se ha mostrado desafectada.

Es por ello que, tratando de aprovechar al máximo el tiempo en casa, la exchica “Mekano” se enfocó de lleno en una actividad que, si bien para muchos podría considerarse como una simple tarea doméstica, en ella ha despertado una de sus grandes pasiones: la gastronomía.

Para dejar por sentado el procedimiento y los ingredientes necesarios para su nueva preparación, unos exquisitos tallarines con porotos, Daniela Aránguiz motivó a sus admiradores a que la imiten y realicen esta preparación, enseñando así desde su esplendorosa cocina, una manera de agasajar a nuestros seres queridos con una comida diferente pero casera.

Probablemente, generando la admiración tanto de su marido como de sus regalones, la influencer no solo deleitó a ellos, también a sus fanáticos, donde dejó en claro que se lleva fantástico con la cocina y que gracias al aislamiento descubrió su ya indiscutido talento culinario.

En esta oportunidad, el exquisito plato que preparó Aránguiz incluyó deliciosos ingredientes. Además de los tallarines y los porotos, sumó cebolla, pimentón rojo, zanahoria rayada, zapallo y una longaniza. A esto le incorporó sal rosada, una cucharadita de ají de color y algunas hojas de laurel para darle el toque final.

La influencer enseñó cómo quedó su increíble receta.

Como toda buena chef, Daniela Aránguiz mostró en su seguidilla de historias, mediante las cuales detalló el tiempo de cocción y los avances de su comida, como quedó el resultado final sobre un elegante plato blanco, desplegando con algunos movimientos de su cuchara lo fabulosa que había quedado su receta. Una exquisitez.

Otras Noticias