156 terremotos: profesionales de Sernageomin explican el enjambre sísmico en la Laguna del Maule

Este fue registrado durante la jornada del viernes, donde esta cantidad de movimientos telúricos se detectaron en menos de media hora.
martes, 18 de mayo de 2021 · 12:25

No hay novedad al decir que nuestro país es conocido por sus diferentes movimientos telúricos, sobre todo en la zona de la Laguna de Maule. El viernes pasado, el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile registró más de 156 terremotos en un plazo de treinta minutos; estos tuvieron un promedio de magnitud de 1,8 en la Escala de Richter y una profundidad de 6,3 kilómetros.

Fuente: SERNAGEOMIN.

A este fenómeno se lo denomina “enjambre sísmico”, que se encuentra definido como la ocurrencia de un conjunto de eventos sísmicos en un área específica durante un periodo de tiempo corto. Debido a esta situación, que viene repitiéndose cada vez con más frecuencia, el sector de Maule se encuentra bajo alerta amarilla desde el 22 de febrero.

Fuente: T13.

El jefe de la red nacional de vigilancia volcánica de Sernageomin, Alvaro Amigo, agregó sobre esta situación que se encuentra “sobre su nivel normal, con enjambres y disparos sísmicos, lo que coincide con un aumento de la tasa de deformación en la parte sur de la laguna -que se ha detectado desde hace más de 10 años-, aunque tiene fluctuaciones”.

Estamos en una etapa de alza de esta deformación, que ronda los tres centímetros por mes; es bastante elevada.

Fuente: SERNAGEOMIN.

Según el integrante del Servicio Nacional de Geología y Minería, la parte sur de la Laguna de Maule posee una alta desgasificación, que se estima que proviene de un cuerpo de magma ubicado a unos cuatro o cinco kilómetros de profundidad. Además, explicó que este tipo de eventos en la región se están produciendo debido a la llegada de material volcánico.

La pregunta fundamental es determinar si ese almacenamiento de material volcánico podría llegar a subir a la superficie y generar una erupción volcánica.

Fuente: SERNAGEOMIN.

Por último, buscó tranquilizar a la población de los alrededores de esta región asegurando que, si bien en la zona ha habido erupciones en los últimos 20.000 años, ninguna se registró en los últimos 500: "La tasa de erupción es bastante alta en los últimos miles de años, así que es esperable alguna en el futuro”.