Enfrentando la escasez: la Estrategia Nacional de Desalinización, un proyecto de hoy para el futuro

Fue propuesto por la presidenta de la Comisión Especial sobre Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía, la senadora Adriana Muñoz.
jueves, 8 de abril de 2021 · 18:04

Buscar soluciones a la sequía parecía ser uno de los proyectos del hoy que tiene la mirada fuera del presente y la posa en el futuro, para poder asegurar un porvenir que se encuentra al borde del abismo, en un desequilibrio constante y aterrorizador. Por ello, encontrar una solución es obligatorio para todas aquellas personas que se han dedicado a hacer del bienestar público, como, por ejemplo, todas las personas que se dedican a la creación de leyes. En nuestro país, una de esas personas es Adriana Muñoz.

La expresidenta del Senado es la actual presidenta de la Comisión Especial sobre Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía y una de las autoras de la moción de un proyecto que busca utilizar el agua de mar para desalinizarla.

Fuente: Veolia Water Technologies.

Durante el día de hoy, el Senado inició este debate acerca de la iniciativa que busca establecer que las aguas que resulten del proceso de desalinización, constituyan bienes nacionales de uso público. ¿Qué incluye la propuesta? La creación de una Estrategia Nacional de Desalinización.El Ejecutivo habría solicitado tener la posibilidad de analizar ciertos temas con la instancia especializada. 

Pero antes de continuar, estaría bien definir este proceso. ¿Qué es la desalinización? Un proceso mediante el cual se elimina la sal del agua de mar o salobre. Las plantas desalinizadoras son instalaciones industriales destinadas a la desalinización, generalmente del mar o de lagos salados. ¿El objetivo? Obtener agua potable, ya que el agua de mar tiene sales minerales disueltas, cuya presencia hace a este líquido no potable para las personas. 

Fuente: Econssa Chile S.A..

Algunos datos a tener en cuenta: el 97,5% del agua que existe en el planeta Tierra es salada y solo un 1% es apto para el consumo de las personas. Por ello, conseguir que esta agua se potabilice sería una de las soluciones a la escasez de agua bebible; la desalinización resulta en agua dulce, que puede ser utilizada para regadío y abastecimiento. Desde hace muchos años se encuentran en funcionamiento plantas desalinizadoras a lo largo del mundo, pero el proceso era muy caro y se utilizaron en situaciones de emergencia.

Actualmente, hay una producción de unos 99.000.000 de m3 diarios de agua desalinizado en el mundo. Esta cifra abastece a más de 100.000.000 de personas. Más allá del precio, hay otras desventajas; por ejemplo, durante este proceso, se producen distintos residuos contaminantes que podrían perjudicar a la fauna y flora; otro ejemplo es que consumen una cantidad de electricidad apabullante. Entonces, ¿por qué se propone como solución? Se están llevando a cabo estudios para construir plantas que utilicen fuentes de energía renovables.

Fuente: ACCIONA.

La legisladora destacó que el alcance de este texto tiene objetivos primordiales en establecer que las aguas resultantes constituyan bienes nacionales de uso público, es decir, que puedan ir dirigidos a la comunidad chilena en toda su amplitud. Además, reiteró que este plan de desalinización se elaboró durante 21 sesiones muy exhaustivas, donde especiales, académicos y entidades pudieron colaborar con sus opiniones y formar este contenido.

El objetivo mencionado anteriormente, el de la creación de una Estrategia Nacional de Desalinización, tendrá como fin establecer las prioridades del uso de esta agua, la instalación de plantas en varias ubicaciones estratégicas, modificar el procedimiento de solicitud y caducidad de las concesiones marítimas y establecer la prevalencia del uso de las aguas para el consumo humano, doméstico, el saneamiento y la mantención de un caudal ecológico en los acuíferos. 

Fuente: T13.

En 2015, la BBC realizó un estudio en el cual llegó a la siguiente conclusión: casi 2.000.000 de personas mueren al año por falta de agua potable. Y es probable que en 15 años la mitad de la población mundial viva en áreas en las que no habrá suficiente agua para todos. Actualmente, nuestro país es privilegiado en cuanto a esta disponibilidad de recursos hídricos, contando con varias reservas en Campos de Hielo Norte y Sur. Estas reservas están distribuidas irregularmente, siendo la zona norte la más árida y la zona sur la más abundante.

Este motivo ha llevado a conflictos constantes en el norte entre las comunidades locales originarios y campesinas con las diferentes empresas privadas que buscan establecer sus negocios mineros allí; actualmente, los derechos y usos de propiedad de las aguas se encuentran bajo el dominio del sector eléctrico, minero y exportador.

Fuente: Comunicaciones AMTC.

Esta desigualdad se escuda en el Código de Aguas, que define al recurso hídrico como “bien nacional de uso público” y “bien económico”, permitiendo que las privadas se encuentren protegidas por la Constitución. Esto deja de lado las necesidades de la población y los resguardos en cuanto a la naturaleza, los cuales son bienes esenciales para asegurar no solo la existencia del agua potable, sino también de la humanidad. Por ello, implementar una estrategia no es solo recomendable, sino obligatorio. El cambio climático es inminente y debemos adelantarnos.