La ONG Atacama Limpia ganó: Primer Tribunal Ambiental acogió su reclamo sobre la resolución de SEA

Este habría calificado de manera favorable el proyecto de acopio y embarque de concentrado de cobre por el muelle Punta Caleta de Caldera en la Región de Atacama.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 21:53

A veces, quienes militan por causas justas como el cuidado de ciertas zonas naturales ganan. Sí. Hoy le tocó a la ONG Atacama Limpia, organización que habría presentado un reclamo contra el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). La institución habría emitido una resolución en la que se calificaba de manera favorable un proyecto de acopio y embarque de concentrado de cobre en el muelle Punta Caleta de Caldera. Este hecho en particular tiene lugar en la Región de Atacama, jurisdicción del Primer Tribunal Ambiental.

En el fallo por parte de la institución de las leyes se indica que hay un nivel de incertidumbre y riesgo a la hora de evaluar el impacto ambiental. En él se evidencian anomalías en la definición del área de influencia del proyecto, la emisión de contaminantes y modelación de la calidad del aire, atentando con la salud de la población. Además, el tribunal ordenó a la empresa Puerto Caldera S.A. que se ingresara a través de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y no mediante una de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) como lo había presentado.

A juicio de este Tribunal, no existe evidencia suficiente y razonable para justificar que el proyecto no requiere la presentación de un EIA.

La publicación de la sentencia por parte del Primer Tribunal Ambiental.

Las falencias - que fueron detectadas por los ministros Mauricio Oviedo, Eric Sepúlveda y Marcelo Hernández que conforman esta institución - están en que, aparentemente, no hubo una correcta evaluación de las emisiones atmosféricas, ni una debida consideración de los efectos de otras fuentes productivas en la evaluación del proyecto y el estudio para justificar la no afectación a la salud de la población por las emisiones de ruido fue insuficiente. ¿El punto primero? La calidad del aire.

No existe total claridad que la RCA impugnada cuente con el debido fundamento y estándar técnico-científico como para validar que las estaciones utilizadas para representar la calidad del aire como línea base sean las idóneas y que permitan resguardar la salud de la población.

Fuente: (El Baquedano).

Además, los profesionales de las leyes dictaron que hay dudas sobre la caracterización y el uso de información de las estaciones de la calidad del aire, que no cumplen con los requisitos mínimos: “Llama poderosamente la atención la falta de prolijidad en la revisión de los escasos y erróneos reportes técnicos presentados por el titular, limitándose solo a algunas referencias de la guía, pero sin obrar un análisis completo, riguroso y objetivo por parte de los Oaeca y el SEA, a fin de garantizar a la sociedad que se cumplan los estándares mínimos y básicos exigidos respecto de esta componente vital”.

La empresa y el SEA asumieron que, tanto la operación del concentrado de cobre en el galpón de acopio, como el embarque en los buques graneleros, tiene emisiones cero, cuestión que escapa a la realidad.

El lugar de la discusión.

El segundo punto analizado por el Primer Tribunal Ambiental se encuentra en relación con la contaminación sonora y otras falencias presentadas por la empresa: “Hubo aspectos que no se consideraron, por lo que no queda claro si existe evaluación de ruidos potenciales generados por otros proyectos en la zona que pueden estar aprobados, al margen que al momento de la evaluación del proyecto no estuviesen en operación”.

Para finalizar, se refirieron a que, en relación con la evaluación total de las actividades que tienen lugar en las zonas aledañas, se detalla que habrían evidenciado operaciones de concentrado de hierro tanto de transporte como de acopio. Esto fue recopilado por la inspección realizada por el Primer Tribunal Ambiental.

El Diario Atacama se refirió a esta noticia el día de hoy.

El reclamo fue llevado a cabo por la ONG Atacama Limpia, después de que el SEA no acogiera las observaciones que se habrían realizado en el proceso de participación de la ciudadanía, la cual se llevó a cabo en el contexto de la arista ambiental del proyecto. Por ello, para la organización no gubernamental, el organismo debería haber considerado estos aspectos, sobre todo los referentes a los efectos que podría tener sobre la salud de las personas el material particulado, además de los gases generados. Y el tribunal confirmó las acusaciones de la ONG.

¿De qué trata el proyecto? Busca recepcionar, almacenar y embarcar concentrado de cobre en un galpón cercano al muelle Punta Caleta de propiedad de Puerto Caldera S.A. como una alternativa de negocios a la actividad de exportación de fruta que actualmente se desarrolla allí durante la temporada estival. Se prevé un embarque de 600.000 toneladas anuales. Un proyecto de dimensiones monstruosas que debe ser controlado.