Adiós, violencia gineco-obstétrica: la Ley Adriana a un paso de ser promulgada por el Ejecutivo

El proyecto volvió a la Comisión de Mujeres para resolver indicaciones.
miércoles, 13 de octubre de 2021 · 13:29

Se define como violencia obstétrica a la transgresión de los derechos básicos que el personal de la salud pueda llegar a provocar a la hora de atender a una persona en su proceso reproductivo y sobre su cuerpo; este traspaso de límites se basa en un trato deshumanizado, sea a través del abuso de medicación o la discriminación.

Durante la tarde de ayer, la Sala del Senado aprobó en general el proyecto conocido bajo el nombre de Ley Adriana, que busca garantizar la implementación de los derechos durante la gestación, el preparto, parto y posparto, así como el aborto en las 3 causales.

Fuente: Efecto Naim.

Otro de los aspectos de la Ley Adriana es el de instaurar principios básicos de respeto: autonomía de las personas gestantes, confidencialidad, privacidad, trato digno, respeto por los derechos humanos y la interculturalidad y la transparencia de estas prácticas desde los establecimientos sanitarios.

La iniciativa tuvo lugar gracias a la organización Mesa por el Parto Respetado: lleva años en lucha porque el poder legislativo escuche y articule la propuesta.

Fuente: 24horas.cl.

Estado actual del proyecto

Actualmente, el proyecto que busca garantizar, regular y promover los derechos de las personas gestantes fue objeto de indicaciones durante el debate en el Pleno y volvió a la Comisión de Mujeres para que los conceptos devengan más afinados. La moción fue aprobada con 121 votos a favor, 14 abstenciones y 4 en contra.

Insultos, burlas, ocultamiento de información, abuso o negación de medicación, episiotomía sin consentimiento o aplicar la maniobra de Kristeller serán considerados maltrato, agresión psicológica y discriminación, así como negación injustificada de atención médica. Respecto del aborto, se suma la omisión o retardo injustificado.

Fuente: Diputada Mix.

Además, la legislación sobre el respeto a los derechos del parto busca que se instaure como derecho los talleres prenatales y actividades de índole similar. Por otro lado, se busca educar y prevenir respecto de la violencia gineco-obstétrica, al determinar la alta responsabilidad médica y que unifica los protocolos de reclamo en caso de vulneración.

Según un estudio de Colectiva Contra la Violencia Ginecológica Obstétrica, un 79,32 % de las personas gestantes fue víctima de violencia obstétrica y un 67 % de violencia ginecológica.

Visibilizar las problemáticas no las hace más enredadas; al contrario, ayuda a prevenirlas. Por ello, hablar de estas situaciones sin tabú alguno y presentarlas ante la sociedad se posiciona como un movimiento estratégico imprescindible para avanzar en materia de derechos humanos y por supuesto, en empatía y solidaridad.

Fuente: El Mostrador.

Seguiremos desarrollando sobre el avance de la Ley Adriana.